La primera transmisión automática acoplada a un auto de bajo precio, Power Glide, resultó fiable y resistente sin dejar de satisfacer a los conductores.

La General Motors (GM) había lanzado en 1939 la primera caja totalmente automática, la Hydramatic, que instaló en el Oldsmobile del año y sucesivamente en el Cadillac y el Pontiac. El Buick de 1948 ya contaba con su propia caja; la Dynaflow. Quedaba solo el Chevrolet sin los beneficios de una transmisión más cómoda para su conductor, paradójico, si era el auto más vendido de la corporación y el de mayor venta entre sus rivales de precio: el Ford y el Plymouth.

xportada_35.jpg.pagespeed.ic.yG5zd-7FQ7

Ante esta realidad, en 1950 la GM lanza al mercado la caja automática de dos velocidades Power Glide como opcional en los Chevy del año; aunque realmente es en 1951 cuando se generaliza el uso de ésta, con ligeras variantes hasta 1973.

Una de las fundamentales fue la realizada en 1952, cuando en posición de Drive, la caja cambiaba de Low a High (baja a alta) en forma automática; mientras que en la versión del 50 debía hacerse en forma manual si el conductor deseaba una salida rápida (pick up), con el consiguiente desgaste de la caja.

Sus prestaciones hicieron posible que sustituyera la Hydramatic en los Pontiac, sobre todo los fabricados en Canadá, cuando en 1953 la planta de la pionera de las cajas automáticas fue destruida totalmente por un incendio. A mediados de los 50, alrededor de la mitad de los Chevy vendidos usaban la Power Glide.

xhydramatic.jpg.pagespeed.ic.KwNQVC8Gw5

En 1958, la posición de mando de ésta pasó de P-N-D-L-R a P-R-N-D-L, ofreciendo una mayor seguridad en su manejo, evitando que al pasar a Low se pudiera alcanzar Reverse, con grave daño a la caja.

En 1963, la Power Glide de hierro fundido fue sustituida por una similar de aluminio, cuando su barcaza y algunas partes de la unidad se hicieron de este ligero metal. En 1965, ante la demanda de los conductores por una caja de 3 velocidades, el Chevy comienza a usar la Turbo-Hydramatic 400; sustituida por la Turbo-Hydramatic 250 en 1973.

La Power Glide continuó como una cómoda caja en otras actividades; una de ellas, las carreras de resbalamiento, donde prácticamente solo se juega con la aceleración y no es necesario un constante cambio de velocidades en la caja. Con esos usos y otros más, esta caja ha demostrado una vida útil de alrededor de medio siglo.

 

Fuente: https://www.excelenciasdelmotor.com

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

limpiar formularioEnviar